Reportar comentario

He perdido la cuenta de las veces que he visitado L'Orxa y todavia hoy me sorprende la tranquilidad de sus calles, la belleza del paisaje y el buen talante de sus gentes. En todas mis visitas he contado con el placer de alojarme en Ca Teresa, una casa perfecta que cuenta con todas las comodidades y con una inmejorable estética en la que se ha cuidado hasta el ultimo detalle por su propietario. Sin duda una casa con la que todos soñariamos y que disfruto y cuido como si fuera propia y es q es esa la sensacion, la de estar en casa. Sin olvidar el increible arroz con que siempre nos obsequia Lluis, al que ya consideramos como un amigo de hace años. En definitiva un lugar perfecto para disfrutar de unos dias de descanso, conectar con la naturaleza y la sentir la esencia de la vida apartada del stress diario. Recomiendo esta experiencia a todo aquel que dedique unos minutos a leer estos comentarios, creedme merece la pena.